Dios, el Coronavirus, y la Iglesia de Cristo.

coronamapa

Mucho se ha hablado y escrito en tan solo 3 meses desde que iniciaron las noticias sobre el Coronavirus.

Muchas son las perspectivas y los diferentes enfoques de personas, sobre todo en las redes sociales sobre este asunto del virus que ya se hizo pandemia.

Mucho de los que se opina y escribe sobre el virus es de ayuda, mucho trae más confusión e incertidumbre que ayuda, y mucho es simplemente falso.

Como cristiano me gusta enfocarme en leer sobre el tema de aquellos que hablan de este con una cosmovisión cristiana, mucho de lo que he leído ha sido de gran ayuda y bendición.

Este artículo que escribo tiene una perspectiva diferente a lo que he leído sobre el tema, agradezco de antemano a aquellos que han escrito sobre el tema con el fin de traer consuelo a las almas, sin embargo mi objetivo principal al escribir este artículo, no es el de traer consuelo, aunque no descarto que algo de eso provoque tu lectura del mismo.

Me hago la pregunta: ¿Qué va a pasar después? ¿Qué va a pasar después de que este asunto de la pandemia, la cuarentena y el aislamiento social acaben?

¿Cómo es que Dios habrá cumplido sus propósitos eternos a largo plazo y para beneficio de su reino?

¿Cómo diremos que Dios usó el coronavirus a favor de la Iglesia de Cristo?

  • Para Despertarla:

Tenemos que ser francos con nosotros mismos, la iglesia de Cristo necesitaba una sacudida fuerte como la del coronavirus, para que despertemos y dejemos de dormir en nuestros laureles, de la misma forma que la iglesia primitiva necesitó de una fuerte persecución que se desató en Jerusalén para que los discípulos cumplieran el mandato de la Gran Comisión, tengo la esperanza de que Dios usará el coronavirus para que despertemos, y continuemos con la misma comisión con la que inició la iglesia del libro de los Hechos.

Por si la palabra de Dios no era lo suficientemente clara en cuanto a que nuestra vida es como un vapor, Dios a veces permite eventos como una pandemia, para de manera ilustrativa, recordarnos que la vida en efecto es como un vapor que se desvanece de un momento a otro. Por lo mismo debemos de constantemente enfocar nuestras mentes en las cosas de arriba, para que como iglesia cumplamos el propósito eterno de Dios, para que Dios sea glorificado en la salvación de las almas, y nuestras vidas sirvan como instrumentos que traerán un impacto eterno en los demás.

  • Para Limpiarla:

Sin duda el coronavirus ha hecho mucho mal, las economías han caído, otros se han enfermado, y muchos han muerto, aun no sé si en cualquier momento formare parte de las estadísticas, pero los que adoramos al Dios de la Biblia, sabemos que Dios usa lo malo para traer el bien, en particular a su pueblo, la cruz de Cristo es el ejemplo más claro de que esto es verdad.

Tengo la esperanza de que el coronavirus será usado a largo plazo para limpiar a la Iglesia de Cristo de dos formas, la primera para que los que seguimos a Jesús busquemos la santidad, busquemos vivir vidas santas como resultado de permanecer en Jesús, porque hemos entendido que solo en El vale la pena que gastemos nuestra vida. Espero a largo plazo el coronavirus sirva como ese catalizador que la Iglesia de Cristo necesitaba para que un gran avivamiento ocurra en nuestra generación, y por qué no, en las venideras.

La otra forma en la que puedo ver a Dios usando el coronavirus para limpiar a la Iglesia de Cristo, es removiendo a los falsos seguidores de Cristo de entre las iglesias, ya que esta pandemia detuvo la religiosidad de muchos, que ya no pueden hacer las cosas que los engañan de pensar que son hijos de Dios, solo porque hacen lo que se ve bien por un par de horas los días domingo. Tengo la esperanza de que el alejamiento presencial que tuvieron aquellos que asisten a la iglesia por mera religiosidad, les ayude a definir bien su identidad, donde Cristo no es su Señor, espero que todos aquellos que no mostraron durante este aislamiento señales de anhelar estar con el Cuerpo de Cristo, y ni siquiera de forma virtual, dejen de engañarse en pensar que son hijos del Rey. Aún queda la esperanza de que una vez que han identificado que no pertenecen al rebaño, entonces un día en verdad busquen a Dios, pero no en sus términos sino en los de Dios.

  • Para Usarla:

De la misma forma que mis tres hijos no me son de mucha ayuda mientras están dormidos, así también los hijos de Dios. Una iglesia para ser usada por Dios, debe estar despierta, y la esperanza es que un virus que amenaza la muerte de muchos, sea el mismo que avive los corazones de la Iglesia de Cristo.

Esta cuarentena forzó a los santos alrededor del mundo a tener un retiro espiritual, por la gracia de Dios puedo hablar de cómo El usó nuestro encierro para que mi familia y yo creciéramos en nuestros hábitos y disciplinas cristianas. La oración creció, la meditación en la Palabra de Dios creció, las relaciones con los que viven bajo el mismo techo crecieron, el anhelo por proclamar a otros sobre Jesús creció. Ahora más que nunca deseamos compartir de Jesús a las almas perdidas. El aislamiento no solo fue usado por Dios para fortalecer áreas de nuestra vida que necesitaban ser fortalecidas, sino que también fue usado para valorar la libertad que tenemos para proclamar de Jesús en nuestro día a día a las personas que Dios pone en nuestro camino.

Sé que no somos los únicos con los que Dios ha estado trabajando en sus corazones por causa del coronavirus, y no puedo esperar a ver los frutos que a largo plazo este traerá dentro y fuera de la Iglesia de Cristo, no puedo esperar a ver y experimentar las bendiciones que este virus traerá para la Iglesia de Cristo, la cual estoy seguro regresara a sus lugares de reunión con corazones verdaderamente dispuestos, para amar y ser amados, para en verdad entregar sus vidas considerando a los demás antes que a ellos mismos, para proclamar y vivir el evangelio dentro y fuera de la iglesia, con más celo y devoción, que se verá reflejado en alcanzar a los perdidos de manera más intencional y estratégica, para que el Plan Redentor de Dios avance por medio de su Iglesia, en el poder de la Palabra y de su Santo Espíritu.

¿Cómo diremos que Dios usó el coronavirus a favor de la Iglesia de Cristo?

Seguro hay más que decir al respecto, pero si solo pasaran las tres que ya se mencionaron, entonces podremos afirmar que el coronavirus trajo más vida y esperanza, que muerte y desesperanza a nuestras vidas.

Omar Soto
Ps. Iglesia Vida Vertical